Roger Waters

Este domingo, 21 de mayo, se cumplen 50 años desde que Roger Waters, Syd Barrett, Nick Mason y Richard Wright terminaron de grabar en los estudios Abbey Road el primer LP de Pink Floyd: The piper at the gates of dawn, un título tomado de un texto del escritor de cuentos infantiles Kenneth Grahame. Y este domingo, Roger Waters, sin Pink Floyd y con una banda casi totalmente renovada hace en las afueras de Nueva York el ensayo general de su nueva gira Us + Them (Nosotros + ellos).En ella, reconstruirá en el escenario la central térmica de Battersea, que aparece en la portada del disco de Pink Floyd Animals, y comenta  va a repetir el número visual que ya hizo con la canción Pigs. Three Different Ones (Cerdos. Tres diferentes), el otoño pasado, en México y California: “Trump desnudo, con lencería, y con un pene diminuto…”. La gira empieza el viernes en la conservadora Kansas City, así que “me imagino que la gente no estará muy contenta con esa canción. No sé. Vamos a ver. Este trabajo es parte de la resistencia contra Trump”. “Soy una persona con suerte. Si quiero hacer un álbum, puedo. Aparentemente, no voy a recuperar el dinero que he gastado en el disco, porque todo se va con estos idiotas que cuelgan contenidos en YouTube o en Spotify o donde sea”, comenta. Is this the life we really want? es el disco en el que Pink Floyd se encuentra con el grupo al que muchos ven como la continuación de esa banda: Radiohead (hace unas semanas, el sitio web millennial Buzzfeed explicaba que “Radiohead eran mejores cuando tocaban bajo el nombre de Pink Floyd”). El productor y arreglista del álbum es Nigel Godrich, el productor de Radiohead. “Entregué el control del proceso de grabación a Nigel, y fue como una forma de probarme a mí mismo, de tratar de saber si yo iba a ser capaz de estar callado y de dejar que otros se encargaran de eso. Y así es como yo me encontraba a mí mismo en el estudio, mientras él, Godrich, estaba trabajando con los demás músicos, y yo me preguntaba: ‘¿Pero por qué mierda está haciendo eso?’. Pero la mayor parte del tiempo -sólo la mayor parte, ¿eh?- logré tener la boca cerrada”, explica. El resultado es un disco sin solos de guitarra y un sonido muy comprimido, al estilo Radiohead. Demasiado incluso para Waters, que quiere “algún día hacer una remezcla en la que se escuchen más las vocales”.Godrich hizo cosas impensables, como obligar a Waters a tocar el bajo sin parar y, sobre todo, sin dar órdenes a los demás músicos. Y así, en una jam session, salió Is this the life we really want? El productor también le obligó a cambiar las letras de las canciones, lo que incluyó prohibirle ninguna referencia a Israel porque, según le dijo “es contraproducente”. Eso llegó al extremo de eliminar la palabra “Jerusalén” en la canción Déjà Vu.Desde que en 2006 tocó en Neve Shalom, en Israel, Waters se ha hecho la cara más visible del grupo BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) que propugna un bloqueo cultural a ese país por la situación de los territorios ocupados. El resultado ha sido una guerra abierta online entre el lobby proisraelí y Roger Waters. El hecho de que el cantante saque a Algie en sus conciertos con grafitis que incluyen cruces cristianas, medias lunas musulmanas, la hoz y el martillo comunistas y la estrella de David no ha ayudado. En muchas webs, aparecen fotos cuidadosamente tomadas para que sólo se vea ese último símbolo, lo que alienta las acusaciones de que Waters -cuya nuera es judía- es antisemita.”Inundan sitios web con mensajes acusándome de ser un nazi. Trataron de impedir que la película de The Wall [que mezcla la gira con imágenes de la vida de Waters y de la búsqueda de la tumba de su padre] fuera distribuida, y lo hicieron con gran efectividad. Netflix, por ejemplo, dijo: ‘Esta película está muy bien’. Y luego no volvimos a oírles hablar de ello”, se lamenta.Pero aun sin solos de guitarra, con vocales tapadas por los instrumentos, y sin referencias demasiado explicitas, Is this the life we really want es puro Waters. O sea, lo más parecido a Pink Floyd que se puede conseguir. De hecho, su ex compañero David Gilmour estuvo a punto de contribuir con la guitarra en la canción Picture Yourself. Aunque no hay resquicio para la nostalgia. “Mis compañeros de banda nunca entendieron lo que yo quería hacer, con la posible excepción de Mason”.

FUENTE

roger

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s